ECONOMIA Y SOCIEDAD EN INTERNET
3 de Abril, 2008

EL NYT Y EL NUEVO CHILE

por José Piñera

1. CONTRA EL NUEVO CHILE. El Vicepresidente Edmundo Pérez Yoma se declara hoy "muy preocupado" por un artículo del NYT crítico de la industria salmonera. El Ministro de Energía Marcelo Tokman considera que un editorial del NYT contrario a la construcción de represas en la Patagonia "parecía publicidad pagada" (Patagonia without Dams). Se anuncia que el Ministro de Economía Hugo Lavados "está monitoreando muy de cerca la situación". El Embajador de Chile en EE.UU. Mariano Fernández le envía una extensa carta al editor del NYT. El gobierno nombra Al ex Ministro de RR.EE. Juan Gabriel Valdés como encargado de coordinar "las acciones con los privados y colocar insertos en los principales diarios de EE.UU". En otras palabras, el gobierno Bachelet se declara en estado de alerta frente a estos ataques del NYT ... pese a que este diario viene atacando el modelo económico chileno, de manera persistente, desde hace 33 años, con el entusiasta apoyo de los mismos que hoy se declaran "shocked, shocked". Por otra parte, los empresarios del Nuevo Chile - los salmoneros, los forestales, las empresas energéticas, etc- también están altamente preocupados. Y con razón. En un mundo cada vez más globalizado y con una sociedad civil vigorosa, el "soft power" de los medios, los think-tanks, los activistas dedicados, etc, es cada vez más importante.

2. LA DAMA GRIS. Así se le llama al NYT por su formato elegante y sutil. Para mí es el mejor y el peor de los diarios. Lo leo desde que tenía 18 años, estudiaba Economía en la PUC, y visitaba cada verano en Nueva York a mi padre que era Embajador en Naciones Unidas. La portada de hoy nos regala una hermosa foto de un cisne blanco mientras GWB pasea por un lago en Rumania (o una foto de GWB mientras un cisne blanco pasea por un lago en Rumania; todo depende de la perspectiva). Tengo dos amigos dentro del NYT. Uno es Cristián Edwards (el hijo de Agustín que fue secuestrado por el Frente Manuel Rodríguez, grupo terrorista auxiliar del PC creado por Volodia Teitelboim) quien ha hecho carrera en la parte ejecutiva, y que, como Presidente del "News Service" incluso aparece en el "masthead" del diario. El otro es el único periodista libertario del NYT, el brillante John Tierney, quien vino a Chile para conocer en terreno el pionero sistema de AFP chileno y escribió en la página Op Ed tres excelentes ensayos.

3. EL MEJOR. Es el mejor de los diarios por su extraordinaria cobertura de noticias del mundo entero a través de una extensa red de corresponsales, por la amplitud de sus informaciones que cubren cada aspecto de la realidad de EE.UU. y el mundo, por la transparencia que significa dar los nombres y perfiles de cada miembro del comité editorial, por incorporar cada día una sección de "correcciones" que enmienda errores en la edición anterior, por atreverse a tener una persona independiente que ostenta el magnífico cargo de "Editor Público" con el deber de representar a los lectores frente al diario, por permitirle a este editor una fuerte crítica al diario hace poco, con ocasión de un artículo que insinuaba, sin entregar prueba alguna, un comportamiento reprobable del candidato presidencial republicano, por tener columnistas que, más allá de su evidente inclinación izquierdista, escriben con fuerza y garbo sobre temas relevantes de la contingencia, y, last but not least, por otorgarme casi una página entera de la sección Op Ed (opuesta a los editoriales, tanto en ubicación como, en este caso, en contenido) para explicar el exitoso sistema chileno de pensiones de capitalización individual

4. EL PEOR. Es el peor de los diarios por su sistemática orientación de izquierda. Ello hace de su página editorial un anacronismo que linda con lo ridículo al leerse en la capital del capitalismo mundial. Pero esa orientación también permea (de manera sutil para el lector común, pero evidente para el ojo entrenado) casi todos los artículos de sus periodistas (quienes, encuestados, se declaran abrumadoramente de izquierda, o "liberal" en la jerga política de EE.UU.). Existe una infinidad de estudios que han demostrado este sesgo del NYT. Por cierto, en el editorial sobre la Patagonia se mezcla, de manera completamente arbitraria, las proyectadas represas con el tema del Presidente Pinochet, truco barato y ramplón para lograr la simpatía de sus lectores. Existe incluso "Times Watch", un sitio web (http://www.timeswatch.org) que cada día documenta y denuncia "the liberal political agenda of the NYT". Pero los editoriales son opinión y el NYT tiene derecho a la suya. Desde ya, es el Wall Street Journal quien tiene la página editorial más influyente del mundo. Lo verdaderamente grave es el hecho de que la mayoría de sus periodistas hagan contrabando de opiniones en sus reportajes. Es famoso el caso del periodista Herbert Mathews, cuyos reportajes favorables a Fidel Castro en los inicios de la Revolución Cubana ocultaron la inclinación comunista de éste y ayudaron a la consolidación del régimen castrista.

5. CUESTA ABAJO. Hubo un tiempo en que el NYT era considerado el "paper of record" de EE.UU., pero perdió esa legitimidad hace tiempo precisamente porque sus artículos ya no son confiables. Por ejemplo, cuando el Presidente Lula asumió su cargo y se alejó de las posturas radicales que había manifestado en sus campañas, el ultraizquierdista corresponsal del NYT en América Latina, Larry Rother, escribió que el Presidente Lula se había convertido en "un borracho"; Lula, de origen humilde y muy sensible a ser deshonrado de esa manera ante el mundo entero, cometió el error de prohibir el reingreso de Rother a Brasil, lo que produjo un escándalo y tuvo que revertir la movida, pero el NYT jamás se excusó por este infundado ataque. Hace unos años se descubrió que un periodista (Jayson Blair) inventaba por completo sus reportajes y fue despedido con gran escándalo. El reciente ataque al senador McCain ha sido un error monumental. Son tantas estas demostraciones de un periodismo corrompido por la pasión política que el mercado ha castigado severamente el valor de la acción del NYT, la cual ha caído de 60 a 20 dólares en los últimos años y se habla de un posible "takeover" hostil, el cual es casi imposible debido a una compleja estructura de propiedad con acciones A y B que le entregan un poder enorme a la familia Sulzberger, dueños tradicionales del diario.

6. QUE HACER. Es evidente que un buen conocimiento del NYT, de la dinámica de la prensa internacional (incluida la cada vez más influyente blogósfera), y en general de la industria de las ideas norteamericana (y mundial) es esencial para enfrentar esta ofensiva del NYT, y los activistas de izquierda que operan detrás, contra el modelo económico chileno y sus empresarios. Esta ofensiva se incrementara en el futuro, pues vivimos un mundo cada vez mas globalizado y donde el ecologismo fundamentalista es el heredero del socialismo marxista en su antagonismo intrínseco a la economía libre y la empresa privada. Aparte de acciones puntuales de defensa (y hay muchas posibles), hay un prerequisito esencial: debe superarse lo que podríamos llamar el "conundrum chileno", la pretensión de que Chile puede tener un buen "brand" en el exterior mientras internamente se desacredita, distorsiona e incluso se miente acerca del origen, motivaciones, filosofía y resultados del proceso refundacional que culminó en el modelo económico y político que ha hecho posible el crecimiento económico y desde ya el Chile exportador. Los ciudadanos chilenos se han beneficiado por demasiado tiempo del gigantesco "free lunch" que les significó la revolución de libre mercado y el proceso de redemocratización desde adentro. Pero ese momento excepcional en la vida de una país ya se acabó. Ahora hay que defender con talento y entusiasmo los enormes logros institucionales de Chile. Jefferson lo supo desde el primer día: "el precio de la libertad es la eterna vigilancia".

2010 © www.josepinera.org